» » Las claves para la instalación de ascensor en edificio antiguo.

Las claves para la instalación de ascensor en edificio antiguo.

Aunque ha sido un camino difícil en cuanto a la concienciación social e institucional, la presencia de ascensores en los edificios se ha convertido en una cuestión obligatoria desde el 4 de Diciembre de 2017, afectando también a la adecuación de edificios antiguos a esta medida. Sin embargo, a veces, las comunidades de vecinos se encuentran con serios problemas de espacio para colocar esta útil maquinaria. Ante esta situación hay ocasiones en las que los vecinos se plantean tirar la toalla porque consideran que dadas las características del edificio no es posible, es muy costoso o no quedaría bien en cuando a estética. Pero existen cada vez mas alternativas que los profesionales de este ámbito pueden darte para sortear estos problemas.

Con la instalación de un elevador podemos ayudar a las familias, y también personas mayores o con movilidad reducida, que puedan disfrutar de su hogar como se merecen, y ese objetivo no debe desecharse al primer obstáculo. No siempre es fácil poner a todos los propietarios de acuerdo cuando surgen problemas.

Hay quien piensa que la comodidad no va a compensar los gastos, que el hueco es insuficiente, que directamente es imposible, o que la construcción afeará el patio o fachada, generando desacuerdos que muchas veces lastran el proyecto. Por eso es importante evitar polémicas sin antes consultar a profesionales que expongan a la comunidad las soluciones reales mas adecuadas para el edificio. Los avances tecnológicos hacen posible un amplio abanico de soluciones para que nuestro inmueble cuente con elevador.

Las medidas mínimas para un ascensor para una o dos personas son claras: se requieren 65 cm de ancho por 100 cm de fondo. No siempre los inmuebles permiten esta opción por lo que en caso de que no haya espacio suficiente para instalarlo es viable la alternativa de demoler la escalera para poder contar con un hueco suficiente en el que poner el ascensor.

Otra opción que podemos tener en cuenta es usar el patio de luces para la ubicación o incorporar éste al interior de cada vivienda siempre que exista una sola por planta, preservando la seguridad e intimidad.

Las opciones son muy variadas y van a depender de las conclusiones que el experto saque cuando examine el edificio. La escalera, por ejemplo, puede quedar aprovechada solo en parte para ubicar el elevador, reformándola sin tener que demolerla por completo. Otra posibilidad cada vez mas en práctica es el uso de la fachada para colocar el ascensor en el exterior del edificio, algo que la ley contempla y permite cuando otras alternativas no son viables.