» » Soluciones para adaptar la vivienda a una persona con movilidad reducida

Soluciones para adaptar la vivienda a una persona con movilidad reducida

Las personas con movilidad reducida se ven cada día con millones de barreras arquitectónicas que son imposibles de atravesar incluso en sus propios hogares. Escaleras, lavabos y pomos de puertas muy altos, encimeras de cocinas a las que no llegan, y un sinfín de obstáculos que hacen su vida más difícil. En la actualidad existen muchas soluciones a estos problemas y hay muchas posibilidades para adaptar las viviendas a estas personas. Hoy te contamos las soluciones que existen para adaptar las viviendas a una persona con movilidad reducida.

  • Nivelar las superficies es una solución muy fácil y que hará que la persona discapacitada se sienta capaz de llegar a los sitios solo. Unas pequeñas rampas para pequeños desniveles y un ascensor para los grandes lo hará todo más fácil.
  • Las puertas sin pomos son ideales para las casas donde viven personas con movilidad reducida, ya que permitirán que las puedan sin problemas. Unas puertas correderas son una buena idea.
  • Aunque parezca una tontería, lo ideal es que la altura de apertura de las ventanas no supere los 140 cm, ya que así podrán abrirlas sin problemas.
  • El lavabo debe estar liberado en la parte de abajo para permitir acercarse con la silla de ruedas y con un grifo con palanca. Además es importante que el suelo de toda la casa, sobre todo el del baño, sea fijo y antideslizante.
  • La cama no debe sobrepasar los 45-48 cm de altura, para facilitar la transición de la silla a la cama.
  • Los pasillos deberán tener un ancho de entre 0,90 y 1 metro.
  • Si la iluminación es por detección de presencia mucho mejor, así evitaremos problemas a la hora de tener que encender luces.

Así que ya sabes, si tienes que adaptar tu vivienda para una persona con movilidad reducida, sigue estos consejos y harás su vida más fácil.